Del Árbol Caído…

Ya que el avance del coronavirus ha provocado ciertas dudas sobre si habrá o no festividades este año o, de cómo éstas finalmente van a resultar, me adelanto para decirles que, a pesar de lo que muchos piensan, los científicos también tenemos espíritu navideño. Lo que sucede es que un fenómeno empírico ilusorio global, por... Leer más →

Batalla

Ven aquí revolucionario Como tantas veces Fuiste a mil batallas Tomaste sangre de sed Arrastrado cada trapo Llamándolo uniforme En tu guerra mostrabas Toda la escena de papel Eres héroe de tu propia vejez Rompiste las fronteras Aclamando libertad Entre pueblos doblegados alabanza y no amar Todo esto solo para decir Que aun sigo vivo... Leer más →

Causa y efecto de una mente ignorada

Era una de esas noches donde las luces que entraban por la ventana parecían reflectores incandescentes; toda su habitación se teñía de un color naranja fuerte, o bueno, fuerte para ella, fuerte ese día, en realidad la luz era la misma que entraba todas las noches, la misma que la dejaba dormir otros días, solo... Leer más →

Espectro Patronus Morbosi

Cuántas veces estando solo o acompañado, en la obscuridad, en el vacío, tienes la sensación… de miedo, un terror oculto, sentir que te observan, que algo va a brincar sobre ti, algo malo, siniestro, espectral; entonces: ¡tienes pavor!, ¡quieres gritar!, ¡correr!, ¡huir de eso!, hay algo que no puedes explicar, ese miedo en la soledad,... Leer más →

Opisthocoelicaudia

Al llegar a Opisthocoelicaudia de inmediato llama la atención un cuerpo que flota colgando de una soga, amarrada a un árbol. En primera instancia podría considerarse que es un muñeco, la pulcra creación de un artista pero no es así. El cuerpo es real y entre sus manos sostiene una tabla que le ha sido clavada y que dice: Bienvenidos a Opisthocoelicaudia, donde la muerte es bien recibida.

Entre Rascacielos

Esta mañana cuando la alarma sonó a las ocho, Marlon ya había despertado hacía veinte minutos atrás, estaba enérgico y con una sensación de gratitud; el dolor de cabeza que siempre lo acompañaba de manera rutinaria había desaparecido por completo, otra cosa buena de las tantas que empezaron a pasarle desde que llegó a vivir... Leer más →

Odio Los Domingos

Y los odio mucho, qué día tan desolador. Es como si lo trascendental en la vida se diera tregua entre semana, para luego demolerte los domingos. Recuerdo de niña que cuando mis padres se odiaban, no parecía como si se odiaran, más bien, se les veía tranquilos. Pero una vez en casa, se rebosaba el... Leer más →

Alma Azul

Una noche pensando en mayúscula, mientras escribía sobre la historia de un viernes bien deformado, de pronto, una sombra en el hemisferio me observaba desde lo más alto de mi ventana inconsciente, un shock plural interrumpió mi breve silencio y un cristo que llevaba dentro de mí se descrucificó, su mirada magnética se colgó ante... Leer más →

Vómito Solar

A veces quisiera agarrarte a patadas, a veces el dolor se me cambia de tono y se me vuelve rabia y furia e indignación y ganas de agarrarte de la camisa y arrancarte de un arañazo todo lo que te di, tanto de mi y de mi debilidad. No sé a quien odio más, si... Leer más →

Vaticinio

La primera vez que sospeché que mi hijo podía predecir el futuro fue durante el cumpleaños número ochenta y uno de mi padre. Les invité a cenar a mi casa. Compramos un pastel de tres leches para partir después de comer. Recuerdo que coloqué las velas en el pastel, como mi padre hizo tantas veces... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑