Persona Circular

La persona circular tiene un radio y un cúbito dorsal, una tangente intangible bordeando la urbe de su apolillado círculo. Esta persona circular circula adosado a un eje imaginario rutinario, mientras su especie deambula inconsistente por las mutaciones naturales de la evolución, pero evoluciona mientras involucionan sus círculos sin inercia.

A veces tiene frío y un sórdido pasado.También sostiene huellas digitales muertas y bajo la epidermis una nevada de polvo llamada sangre. Camina erguido encorvando su dorso distribuyendo siglos entre ojos y huesos, calvicies de cueros y rebaños sostienen su esencia de emigrante sin destino. La persona circular refugia entre sus manos calles arrítmicas de abulias de autoría.

Cuando se cae, retoma un entusiasmo con una rotura umbilical de sus raíces, un intento de socavar la atracción cenital para luego adquirir impulso y dejarse llevar en andas por las sinuosas curvaturas lunares. Pero la gravedad acorde a su peso, denso como su inequívoca mentira, subyuga la traición a su derecho y se retrae instintivamente domesticado a sus funciones y a su centro vicioso de rectas circulares sin salida reposando sus restos. 

J. Pablo Cauty 

jcautywieck33@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: